fbpx

¿Tienes déficit de hierro?

El hierro es uno de los minerales más importantes a la hora de planificar nuestra dieta diaria. El principal motivo de esto es que contribuye a la formación de la hemoglobina, cuya función más destacable es la de transportar el oxígeno hasta las células.
Podemos distinguir dos tipos de hierro: hierro hemo, el que proviene de origen animal, y hierro no hemo, el que proviene de origen vegetal. Es importante destacar que nuestro cuerpo absorbe mejor el hierro cuyo origen es animal, hasta un 30%; frente al 8% del hierro que proviene de las legumbres, hortalizas, frutos secos, etc. Por otro lado, debido a la pérdida de hierro que se produce durante la menstruación, las mujeres deben ingerir una mayor cantidad diaria de hierro que los hombres.
Carencia de hierro

Cuando la cantidad de hierro consumida no es suficiente, se producen episodios de anemia. Esto supone que los glóbulos rojos reducen su tamaño provocando que el oxígeno transportado al resto del cuerpo sea inferior, con las correspondientes consecuencias que esto tiene para el organismo: cansancio, problemas de memoria y de concentración, dificultades gastrointestinales, mayor probabilidad de contraer enfermedades, etc.

Los principales motivos que pueden llevar a que se produzca carencia de hierro en el organismo son los siguientes:

Pérdida de sangre, producida por los períodos menstruales; en el caso de las mujeres, o por la ingesta de medicamentos concretos, traumatismos específicos, determinados tipos de enfermedades, etc.

Seguir una mala alimentación, o alimentaciones específicas como las vegetarianas o las veganas.

Por dificultades de nuestro organismo para absorber el hierro que se encuentra en los alimentos. La parte de nuestro organismo que se encarga de absorber el hierro es la parte superior de nuestro intestino delgado. Hay enfermedades o situaciones concretas que pueden afectar a este proceso de absorción como pueden ser las intolerancias alimentarias, la celiaquía, etc.

Síntomas y diagnóstico de la carencia de hierro

Al principio, la carencia de hierro puede pasar inadvertida y es muy probable que sus síntomas se relacionen con algún episodio puntual. Entre los principales síntomas que podemos encontrar, cabe destacar los siguientes:

-La piel se vuelve de un color más pálido y amarillento.

– Aumenta la sensación de fatiga y de cansancio.

– Aumentan las probabilidades de sufrir mareos esporádicos.

– Dolores generalizados, tanto en las diferentes partes del cuerpo como en la cabeza.

La forma de determinar si un paciente padece o no carencia de hierro es mediante un análisis de sangre, a partir del cual el médico podrá medir los niveles de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.

Consejos para seguir una dieta rica en hierro

A pesar de que si seguimos una dieta mediterránea es muy posible que consumamos las cantidades de hierro adecuadas, compartimos una serie de recomendaciones para potenciar su absorción:

– Consumir carnes magras, al menos, una vez a la semana.

– Reducir el consumo de té, café o vino, ya que son productos que inhiben la absorción del hierro.

– Potenciar alimentos que sean ricos en Vitamina C, como la naranja, el limón, el brócoli o el kiwi, entre otros; ya que potencian la absorción del hierro.

– No abusar de los productos integrales, ya que pueden dificultar la absorción del hierro.

– En el caso de ser necesario, incluye en tu dieta suplementos como Exelvit Hierro.

Realiza nuestro auto test

Si sospechas que puedes estar padeciendo un episodio de falta de hierro, realiza nuestro test y, en caso de ser necesario, consulta con tu profesional médico.

Escribir un comentario