fbpx

A lo largo de la vida de la mujer, ésta va pasando por diferentes etapas hasta llegar a la que se conoce como menopausia. La menopausia tiene lugar de forma paulatina en torno a los 45- 55 años cuando en los ovarios de la mujer van descendiendo la producción de hormonas: estrógenos y progesterona. Al producirse este fenómeno, la mujer pierde la capacidad de quedarse embarazada y se entra en el período conocido como menopausia.

Según datos de la Asociación Española para el estudio de la Menopausia: “la menopausia es una etapa de la vida por la cual pasan el 90% de las mujeres”.

Consecuencias de la menopausia

Es importante destacar que el hecho de que se reduzca la producción de estas hormonas tiene una serie de consecuencias para nuestro organismo.

  • Cambios en la salud sexual. En lo que respecta a los órganos sexuales femeninos, los estrógenos son los principales encargados de mantener la humedad de la zona genital de la mujer. Durante la menopausia, al disminuir los niveles de estrógenos, aumenta la sequedad vaginal.
  • Aumentan las posibilidades de desarrollar osteoporosis. En este aspecto, los estrógenos también juegan un papel fundamental, ya que refuerzan el sistema óseo evitando que se produzca la pérdida de calcio. Al disminuir los niveles de estrógenos, nuestros huesos se ven debilitados.
  • Se incrementa el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Los estrógenos también son los encargados de mantener el flujo vascular y controlar los niveles del colesterol o los triglicéridos. Es por este motivo, que durante la menopausia hay que hacer especial hincapié en este aspecto. Tal y como afirma la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia: “El estado del aparato cardiovascular es uno de los aspectos más importantes de la salud de la mujer y de su esperanza de vida en el período posmenopáusico”.
  • Sofocos y dificultades para conciliar el sueño. Al disminuir la cantidad de estrógenos, se producen cambios en la zona del cerebro encargada de regular la temperatura corporal provocando desajustes en la temperatura corporal teniendo como consecuencia los sofocos y la sudoración.

Actualmente es aconsejable seguir una dieta equilibrada y realizar ejercicio físico para combatir, en la medida de lo posible, las consecuencias de la menopausia. Por otro lado, también existen productos específicos, como Exelvit Menopausia, que ayudan al organismo de la mujer a regular la actividad hormonal, a la función psicológica normal, y a disminuir el cansancio y la fatiga; y contribuyen al mantenimiento de los huesos en condiciones normales.

 

 

 

 

 

Escribir un comentario