fbpx

El verano es una de las épocas más esperadas del año, no sólo por el buen tiempo que lo caracteriza, sino porque son unos meses en los que mucha gente decide escaparse de vacaciones para relajarse y escapar de la rutina diaria.

Gracias a las nuevas tecnologías, a día de hoy existen una gran variedad de medios de transporte que nos permiten viajar alrededor del mundo de manera rápida y cómoda. Sin embargo, no hace falta irse muy lejos para poder disfrutar de lugares y eventos dignos de ser admirados. Queremos compartir una serie de destinos que cuentan con diferentes características para que, si decidís hacer una escapadita, tengáis diferentes opciones entre las que elegir.

Noche de las velas en Pedraza

Pedraza es un pequeño pueblo de la provincia de Segovia que, además de haber sido escenario de numerosos rodajes tanto a nivel internacional como nacional, es famosa por una fiesta que tiene lugar en el pueblo desde hace casi 30 años: la Noche de las Velas.

Es una cita que tiene lugar todos los años el primer y el segundo sábado del mes de julio y en el que los habitantes y turistas de Pedraza se encargan de encender velas por todo el pueblo. Son unas horas en las que se evita el uso de luz eléctrica para admirar el paisaje, la atmósfera y la iluminación que las velas otorgan. Es, desde luego, un espectáculo digno de ser observado.

Feria de brujería, magia y plantas medicinales en Trasmoz

Trasmoz es un pueblo que se caracteriza por ser el único pueblo maldito y excomulgado de España; hechos que acontecieron en 1511 y 1252 respectivamente.

Los motivos que llevaron a que se produjeran estos sucesos tienen relación con la gran cantidad de leyendas sobre brujas y fiestas paganas que tenían lugar en este pequeño pueblo ubicado en las cercanías del Moncayo durante la época medieval.

Cada año, a principios del mes de julio, tiene lugar una feria en la que se recrea una caza de brujas y herejes, hay pasos medievales, mercados esotéricos, cetrería o espectáculos de luz y fuego. Todo un espectáculo a vivir, al menos, una vez en la vida.

La tomatina en Buñol

El último miércoles de agosto de cada año tiene lugar La Tomatina, una “batalla vegetal” en la que los participantes se lanzan tomates los unos a los otros. Aunque la primera batalla tuvo lugar en 1945, no fue hasta el año 2002 en que esta fiesta fue declarada de Interés Turístico Internacional por la Secretaría general de Turismo.

El origen de esta festividad tiene lugar en 1945 cuando, en un desfile de gigantes y cabezudos que contaba con música en directo en la plaza del pueblo, un grupo de jóvenes causó que un participante de dicho evento se cayese. Este hecho provocó el enfurecimiento de la gente que estaba disfrutando del evento y empezaron a lanzarse los vegetales que había en un puesto de verduras localizado en la plaza del pueblo los unos a los otros.

Son, desde luego, tres destinos completamente diferentes de la geografía española que nos permitirán desconectar de la rutina, pasarlo bien en familia o amigos mientras descubrimos y disfrutamos de tradiciones nacionales.

Escribir un comentario