fbpx

¡Sorpresa! Estoy embarazada y también llena de dudas. Una de ellas es sobre la dieta. ¿Estaré comiendo bien? ¿Me procuro todos los nutrientes que necesitamos mi bebé y yo? ¿Debo tomar algún suplemento durante los primeros meses? Estas preguntas son habituales sobre todo en embarazadas primerizas y que vamos a intentar despejar.

La alimentación juega un papel esencial durante el embarazo: una dieta equilibrada contribuirá a mantener en buen estado tu salud, además de ayudar al crecimiento y buen desarrollo de tu bebé. Durante los primeros meses de embarazo necesitarás aumentar aproximadamente un 10% tu consumo de calorías para poder atender la demanda de energía que el embarazo requiere. Eso sí, no vale comer cualquier cosa. Los nutrientes deben ser sobre todo ahora de calidad y equilibrados.

¿Qué comer estos primeros meses de embarazo?

  • Grasas: tanto animales como vegetales que ayudarán al desarrollo del sistema visual y de los tejidos celulares del bebé.
  • Ácidos grasos: contribuyen al desarrollo del cerebro del feto. Los encontramos en pescados como el salmón, los arenques, sardinas, etc.
  • Proteínas: se necesita una media de unos 70g diarios ya que es clave en el desarrollo del embrión. Consumir carne roja entre dos y tres veces por semana garantiza el aporte necesario de hierro para fabricar glóbulos rojos y prevenir la anemia en la madre.
  • Vitaminas: además de ser necesarias para el organismo, también juegan un papel vital en el desarrollo de nuestro futuro hijo. Especialmente la vitamina B9 o ácido fólico. La carencia de esta vitamina puede causar malformaciones en la espina dorsal del bebé o incluso provocar el parto prematuro.
  • Calcio: durante el embarazo las necesidades diarias de consumo de calcio aumentan entre 900 y 1200mg. La formación de los huesos de tu futuro hijo dependerá en gran parte del calcio que consumas. Además, este componente reducirá la frecuencia de trastornos de la tensión durante el periodo gestacional.
  • Carbohidratos: su consumo te aportará energía necesaria para contrarrestar el desgaste propio del embarazo. Existen complementos alimenticios que pueden ayudar a equilibrar el aporte de nutrientes, vitaminas y minerales que necesitan tanto la futura mamá como el bebé. Exelvit Embarazo, que además asegura el aporte de hierro de máxima tolerancia digestiva. Folato activo altamente asimilable (ácido fólico en su forma biológicamente activa) y ácidos grasos Omega-3. No debe utilizarse como sustituto de una dieta saludable. No sobrepasar la dosis diaria recomendada. En cualquier caso, pregunta siempre a tu ginecólogo o farmacéutico para cualquier duda que te pueda surgir.

En cualquier caso, pregunta siempre a tu ginecólogo o farmacéutico para cualquier duda que te pueda surgir.

Escribir un comentario