fbpx

Con la llegada del verano abundan las recomendaciones por parte de los profesionales acerca de la importancia de proteger la piel del sol. Sin embargo, ¿cuáles son los efectos de los rayos del sol en nuestra piel? ¿Qué productos son los más adecuados para cada momento?

En la actualidad hay una gran cantidad de productos específicos para el cuidado de la piel que cuentan con unas propiedades concretas y, por tanto, su uso debe variar según el momento y la circunstancia de la piel.

Consecuencias del sol en la piel

Es importante destacar que, aunque en verano gusta mucho ponerse moreno, no hay que olvidar que no deja de ser un método de defensa de la piel ante los rayos del sol y que, con el tiempo, tiene sus consecuencias si no se toman las medidas preventivas de cara a exponerse a los rayos ultravioleta del sol.

Tal y como explica la Asociación Española Contra el cáncer: “El principal responsable del cáncer de piel es la radiación ultravioleta recibida de una exposición inadecuada al sol”. Sin embargo, esto es una consecuencia a largo plazo. Si nos centramos en los efectos “inmediatos” de la exposición solar hay que hablar de la deshidratación de la piel. Esa pérdida de agua es la causante de que, tras tomar el sol, las personas experimenten esa sensación intensa de sed. Además de esto, el sol puede provocar inflamaciones, manchas, quemaduras y envejecimiento prematuro de la piel.

Diferencias entre el protector solar y el after sun

Aunque ambas son cremas que hidratan la piel y combaten la sequedad que se produce tras la exposición solar, lo cierto es que el after sun, además, posee una serie de componentes calmantes, antioxidantes y antiinflamatorios. Es decir, cuenta con una gran cantidad de nutrientes cuya principal función es regenerar la piel, refrescarla e hidratarla profundamente tras la exposición solar. Aunque es aconsejable emplearlo después de que hayamos estado al sol, su uso es muy recomendable en caso de quemaduras. Esto es así debido a que la piel quemada necesita una regeneración celular, por lo que el after sun la va a ayudar a que este proceso tenga lugar.

Por su parte, el protector solar es un producto que contribuye a prevenir el cáncer de piel y el envejecimiento prematuro. Debe echarse en la piel, al menos, media hora antes de que vayamos a estar expuestos a los rayos del sol para que la piel absorba todos los nutrientes. Además, cada dos horas hay que volver a aplicarlo. Además, en la actualidad hay una gran variedad de protectores solares específicos para bebés, para las diferentes zonas del cuerpo, etc. ¡Es importante que cuidemos nuestro cuerpo, que sólo tenemos uno!

 

Escribir un comentario