fbpx

La época estival está cada vez más cerca. Es durante los meses de verano que, debido al buen tiempo, aumenta el uso de la ropa ajustada, los bañadores o biquinis, los viajes a la playa y las tardes en la piscina. A pesar de que todo esto se suele relacionar con unas buenas vacaciones, lo cierto es que son, precisamente, algunos de los principales motivos que favorecen la aparición de infecciones urinarias durante los meses de verano.

Tal y como especifica la Asociación Española de Urología: “Las infecciones del tracto urinario, y más concretamente de las vías bajas no complicadas (cistitis), constituyen, después de las respiratorias, el segundo grupo en importancia de infecciones extrahospitalarias, y son una causa frecuente de consulta en atención primaria.”

Síntomas y causas

Aunque es un tipo de infección que puede afectar a ambos sexos, es más común en las mujeres.  Se produce por la presencia de una serie de gérmenes en la orina que provocan una serie de molestias: picor, escozor o aumento de las ganas de miccionar.

Las bacterias responsables de que se produzcan este tipo de infecciones habitan de forma natural en el intestino humano y el área perianal sin que sean dañinas para nuestro organismo. Sin embargo, las infecciones se producen cuando, debido a la cercanía entre el ano y la uretra, principalmente en el caso de las mujeres, las bacterias contaminan la orina y alcanzan la vejiga, desarrollándose un caso de cistitis.

Hay otras situaciones en las que se puede producir esta propagación de las bacterias del intestino al tracto urinario: durante las relaciones sexuales, al usar determinados tipos de métodos anticonceptivos como los diafragmas, los cambios hormonales característicos del embarazo, el uso de ropa excesivamente ajustada, usar ropa húmeda, etc.

Consejos para prevenir las infecciones

En palabras de la Asociación Española de Urología: “La infección de orina se puede prevenir teniendo unos hábitos de vida saludables”. Entre estos cabe destacar:

  • Beber abundante cantidad de líquidos, especialmente agua.
  • Seguir una dieta equilibrada con un correcto consumo de frutas, verduras y legumbres. La ingesta de alimentos ricos en fibra es fundamental.
  • Evitar retrasar el momento de orinar si se tienen ganas de acudir al baño.
  • Es importante no llevar a cabo duchas vaginales, pero sí llevar una correcta higiene íntima, empleando geles con PH neutro.

Además de todas estas medidas, en la actualidad, existen una gran variedad de productos como Exelvit Cistibell  que ayudan a prevenir la cistitis y a mejorar el bienestar urinario. ¡Que las infecciones de orina no te fastidien tu verano!

 

Escribir un comentario